Acceso a la aplicación de Registro 2.0. Abre ventana nueva.

Acceso a la aplicación de Registro 2.0 con AutoFirma. Abre ventana nueva.

Acceso a la Documentación de Registro. Abre ventana nueva

Atzealdea

Solicitud de un certificado a una persona que se presume que lo solicita a través de otra (física o jurídica) o se lo va a ceder a un tercero.

Ejemplos:

  • Personas que lo hacen a través de gestorías. Incluso que el gestor les acompaña en el momento de la acreditación en la oficina de registro.
  • Personas, diversas, que traen el mismo correo electrónico, el cual pertenece a un gestor o familiar.
  • Personas que comunican al registrador, que cederán el certificado y su clave a un tercero.
  • Personas de edad avanzada, acompañados de familiares.

En estos casos, lo prudente es recordar a la persona que solicita el certificado la responsabilidad de mantener siempre el certificado bajo su control y el riesgo que supone cederlo a un tercero.

En cualquier caso, la responsabilidad de la oficina de registro, así como la del prestador, acaba en el momento de la acreditación y expedición del certificado. Lo que cada usuario haga con su certificado es de su entera responsabilidad.

En el caso concreto de personas de edad avanzada, el certificado se debe hacer a no ser que se vea de forma clara que la persona a la que le va a expedir el certificado no tenga capacidad de firma, es decir, que no sabe lo que hace o tiene alguna enfermedad que le limita la voluntariedad de sus actos. Si la persona tiene conocimiento de lo que está haciendo es decisión suya solicitar el certificado y dejarlo en manos de quien considere.